miércoles, 27 de mayo de 2009


La navaja

Sin saber por cuanto tiempo, montado en una maquina de cuatro cilindros, completamente deprimido, alcoholizado y drogado; recorrí la ciudad sin rumbo definido… con mis sentidos totalmente ateridos.

A falta de combustible, el carcacho se detuvo en una calle maloliente, poblada de miseria. Malhumorado lo abandoné; entre la pestilente mierda de aquel lugar empecé a deambular. Perros famélicos y ratas amorfas me miraban lastimosamente merodear su desahuciado y muerto territorio…

Un repentino silencio sepulcral y una espesa neblina invadieron la atmósfera de aquella rúa. Una hija de Eva de pronto apareció de entre la bruma; parada en la contra esquina. Rápido y sin pensarlo me acerqué. La tomé desprevenida; envolví mis manos sobre su rostro frío y la bese desesperado. Ella, sin sorprenderse (como si ya esperase eso), me miro con ojos lúgubres y caídos. Me tomó presurosa mi mano… y sin acordar condiciones ni precio me llevó a un cuarto barato de hotel. La habitación estaba iluminada por una tenue luz que se filtraba por la ventana; la cual me permitió ver una cama poco confortable y en general un mobiliario profuso, antiguo y ajado. Sin tapujos empezó a desnudarse y pude mirar con un poco de intriga que en las muñecas de sus pálidas y huesudas manos tenía unas profundas heridas. Cuando termino de despojarse de su ropa; un traje negro que lucía sepulcral, pude apreciar su cadavérico y ya putrefacto cuerpo. Por primera vez observaba algo sobrenatural. Mi corazón aterrorizado comenzó a palpitar rápidamente mientras que mis demás músculos permanecían petrificados, poseídos por un pánico imposible, ¡un pánico del infierno! …

…Se recostó poco a poco sobre la raída cama, abrió sus piernas y un fétido olor manado del centro mismo de la creación golpeó mi olfato. La nausea y las ganas de vomitar me hicieron reaccionar. Salí corriendo a toda prisa horrorizado, temblando, con lágrimas en los ojos… Corrí quién sabe por cuanto tiempo; cuando me di cuenta, estaba frente a mi viejo vocho; me recargué sobre el mientras recobraba el aliento... El susto me había librado un poco del estado etílico y del furor de las tachas… Caminé sin rumbo fijo hasta que encontré (con cierta sorpresa), en medio del asfalto, a un noble y bello equino; lo monté (parecía como si aguardara sólo para eso)… el fino animal, sin instrucción alguna me llevó hasta mi hogar…

…Busqué entre mi ropa pero no encontré las llaves para abrir la puerta. Toque varias veces el timbre sin recibir respuesta alguna… De pronto recordé que hacia días me había marchado de allí por haber tenido una fuerte discusión con mi esposa. Así que me dirigí hacia la ventana, rompí el vidrio y salté al interior. Estaba en silencio total. Parecía no haber nadie, busqué por varias estancias de la casa. Salí de la habitación principal y fui directo a la cocina. Tome una silla, me senté y me apoye exhausto en la mesa. En ese instante mi corazón se disparó; había manchas de sangre en el mantel. Estas se extendían por todo el piso hasta llegar a las escaleras que conducían al ático. Intrigado y con temor me dirigí hacia allá…, lo que vi me horrorizo: ahí yacía inerte mi esposa, vestida con su traje negro de gala, el cabello le caía por el pálido rostro, tenía la mirada pérdida y las muñecas desangradas.

En el piso brillaba tentadora y letal una navaja vestida de púrpura… la puerta del ático se cerró. No estaba tan oscuro, pero me asuste y empecé a sentir un inmenso temor. Me encontraba tan alterado, tan confundido que como un niño me puse a llorar. En medio de mi llanto, dolor e impotencia… un leve y agudo susurro retumbó por mi vacía psique. Provenía de mi garganta que llamaba suplicante al filo de la tentación terminar con esta pesadilla… sentí escalofrió, mi alma tembló a la par que mi mano cuando tomé aquella hoja afilada…

5 comentarios:

"LADRON DE BUENA SUERTE" dijo...

CREO QUE EL DESCANSAR UN TIEMPO TE LLEVO A DESARROLLAR MAS TU IMAGINACION, MUY BUEN CUENTO DE SUSPENSO E INTRIGA.XD ( YA NO DESCANSES TANTO)

Alejandro Ramírez dijo...

Muy bueno. Esa delirante y psicodélica narraación me gustó mucho.

Felicitaciones.

Habitaciones rojas, pensamientos negros dijo...

Muy buen relato, intrigante y dantesco... Me ha gusta mucho.

Besos rojos,
HR.

Maru Luarca dijo...

Suspenso de principio a fin. Muy buen relato. Enhorabuena.

Javier Alfaro Martínez dijo...

Muchas gracias por los comentarios, son realmente alentadores.